Suscríbase en su e-mail

lunes, 4 de septiembre de 2017

CONTROL DE LA DEPRESIÓN PERINATAL MEDIANTE EJERCICIO EN EL EMBARAZO. Prof. Dr. Roberto Keklikian

Existen estudios aleatorizados sobre el uso del ejercicio en el
tratamiento de la depresión postparto: Armstrong K, Edwards H. The effectiveness of a pram-walking exercise programme in reducing depressive symptomatology for postnatal women. Int J Nurs Pract. 2004; 10: 177-94 lo realizaron en Australia, mediante caminatas con una duración de 12 semanas.

En BJOG encontramos otro estudio realizado en Dinamarca: Madsen M, Jorgensen T, Jensen M, Juhl M, Olsen J, Andersen P et al. Leisure time physical exercise during pregnancy and the risk of miscarriage: a study within the Danish National Birth
Cohort. BJOG. 2007; 114: 1419-26 donde se comparó un grupo con actividad física empujando carritos
versus otro grupo que solamente recibió asistencia social.

En ambos estudios se observan reducciones significativas en los puntajes de la escala de Edimburgo (que mide esta patología) en los grupos que realizaron ejercicio físico.

El Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia (ACOG) recomienda 30 minutos de ejercicio moderado por día, todos los días que sea posible en la semana en ausencia de complicaciones obstétricas que lo contraindiquen.

Por ello también recomendamos la natación y ejercicios aeróbicos siempre adecuados a la condición de cada paciente.

FACTORES DE RIESGO DE LA DEPRESION PERINATAL. Prof. Dr. Roberto Keklikian

Tiene menos de 20 años.


Actualmente consume alcohol, sustancias ilegales o fuma (también ocasionan riesgos serios para la salud del bebé).


No planeó el embarazo o tuvo sentimientos contradictorios acerca de este.


Tuvo depresión, trastorno bipolar o un trastorno de ansiedad antes del embarazo o en un embarazo anterior.


Vivió un hecho estresante durante el embarazo o el parto, por ejemplo, una enfermedad, muerte o padecimiento de un ser querido, un parto difícil o de emergencia, un parto prematuro o una enfermedad o anomalía congénita en el bebé.


Tiene un familiar cercano que haya experimentado depresión o ansiedad.


Tiene una mala relación con la pareja o es soltera.


Tiene problemas financieros o de vivienda.


Tiene poco apoyo de la familia, de los amigos o del cónyuge o la pareja.


Estos son los factores de riesgo que enumera NIH en EEUU y deben constituir parámetros de alarma para que el profesional del Equipo de Salud Perinatal inicie la pesquisa de la Depresión Perinatal en forma transdisciplinaria