Suscríbase en su e-mail

sábado, 22 de marzo de 2014

Recomendaciones del CDC para la detección de ETS en embarazadas

¿Las mujeres embarazadas deben hacerse pruebas para detectar las ETS?

Las pruebas de detección y el tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual en las mujeres embarazadas es una forma vital de prevenir graves complicaciones para la salud de la mujer y del bebé, que de otra forma se presentarían por la infección. Mientras más pronto la mujer reciba atención médica durante el embarazo, serán mejores los resultados para la salud de ella y de su bebé en gestación. Las directrices del 2010 para el tratamiento de las ETS de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan las pruebas de detección de ETS para las mujeres embarazadas1. Estas recomendaciones se incluyen en las que se indican a continuación.
EnfermedadRecomendaciones de los CDC
ClamidiaHacer pruebas de detección a todas las mujeres embarazadas en la primera visita prenatal; repetir las pruebas en el tercer trimestre si la mujer es menor de 25 años o pertenece a un grupo de alto riesgo.
GonorreaHacer pruebas de detección a todas las mujeres embarazadas con riesgo en la primera visita prenatal; repetir las pruebas en el tercer trimestre si la mujer sigue con alto riesgo.
Los factores de riesgo incluyen, mujeres jóvenes de 25 años o menos, que vivan en áreas de gran morbilidad, que hayan tenido una infección previa por gonorrea u otras ETS, que tengan parejas sexuales nuevas o múltiples, que no usen condones en forma habitual, que sean trabajadoras sexuales comerciales, que usen drogas.
SífilisHacer pruebas de detección a todas las mujeres embarazadas en la primera visita prenatal; repetir las pruebas durante el tercer trimestre a mujeres con alto riesgo de sífilis o que vivan en áreas con una gran cantidad de casos de sífilis o a aquellas a las que no se les hicieron las pruebas anteriormente o que tuvieron un resultado positivo a una prueba durante el primer trimestre.
Vaginosis bacterianaHacer pruebas de detección a mujeres embarazadas con síntomas o que tienen alto riesgo de parto prematuro.
TrichomoniasisHacer pruebas de detección a mujeres embarazadas con síntomas.
Herpes (VHS)Hacer pruebas de detección a mujeres embarazadas con síntomas.
VIHHacer pruebas de detección a todas las mujeres embarazadas en la primera visita prenatal; se recomienda repetir las pruebas en el tercer trimestre a las mujeres con alto riesgo de adquirir la infección por el VIH.
Hepatitis BHacer pruebas de detección a todas las mujeres embarazadas en la primera visita prenatal.
Repetir las pruebas a las mujeres a las que no se les hizo la prueba en la etapa prenatal, a aquellas con conductas que las ponen en alto riesgo de la infección y a las que tengan signos o síntomas de hepatitis al momento de la admisión al hospital para el parto.
Los factores de riesgo incluyen, haber tenido más de una pareja sexual en los seis meses anteriores, evaluación tratamiento para una ETS, uso de drogas inyectables actual o reciente y una pareja sexual con anticuerpos al antígeno de superficie del VHB (AgHBs).
Virus del papiloma humanoNo hay suficiente evidencia para hacer una recomendación.
Hepatitis CTodas las mujeres embarazadas con alto riesgo deben hacerse la prueba en la primera visita prenatal.
 
Las mujeres embarazadas deben pedirle a su médico que les hagan las pruebas de detección de estas ETS. También es importante que las mujeres embarazadas hablen sobre cualquier síntoma que estén presentando y todas las conductas sexuales de alto riesgo que realicen, ya que algunos doctores no realizan estas pruebas de manera rutinaria. Aunque una mujer se haya hecho estas pruebas en el pasado, debería volvérselas a hacer si queda embarazada.

¿Pueden tratarse las ETS durante el embarazo?

Las enfermedades de transmisión sexual como la clamidia, gonorrea, sífilis, tricomoniasis y vaginosis bacteriana pueden tratarse y curarse con antibióticos que se pueden tomar en forma segura durante el embarazo. Las ETS causadas por virus, como el herpes genital, la hepatitis B, la hepatitis C o el VIH, no se pueden curar. Sin embargo, en algunos casos estas infecciones se pueden tratar con medicamentos antivirales u otras medidas preventivas para reducir el riesgo de transmisión de la infección al bebé. Si una mujer está embarazada o planea quedar embarazada, debe hacerse las pruebas de detección para que pueda tomar medidas para protegerse y proteger a su bebé.